martes, 17 de mayo de 2011

Poema de Alphonsina

La mar

Sabe Dios que angustia te acompañó,
que dolores viejos calló tu voz.                                                       
Para recostarte arullaba en el canto
de las caracolas marinas.
La canción que canta en el fondo del oscuro mar.
La caracola.

Canta la caracola para que ella venga 
recorre la ciudad y se va al mar.                               
El mar le da todo lo que tenga.
Con los animalitos marinos jugará
y ella contenta estará,
porque con el mar segura va a estar.

Cuando lejos estoy de ti, 
todo es cotidiano y duro,
tengo siempre la esperanza de volver 
y ver el baile de tus  verdes aguas,             
esas olas que forman 
el manto blanco sobre las rocas.

1 comentario:

  1. Muy bien Iván. En concreto la última estrofa es fantástica. Preciosa.

    ResponderEliminar